Historia de una mancha

Hace ocho años, un día de verano, descubrí un pequeño desastre, ¡una de mis camisas favoritas tenía una enorme mancha de lejía en la espalda! Las rayas azules habían sido completamente devoradas, dejando unas horribles manchas blancas. Resignado, la camisa quedó olvidada en el fondo de un cajón. Pasados unos días, paseando por la playa, me cruce con un simpático vendedor de pañuelos. En un primer momento no le presté atención, pero al insistir el vendedor, mis ojos se pararon sobre los pañuelos que llevaba, me di cuenta que podría ser la solución para mi camisa. Tras un rápido regateo, cerré la compra de un pañuelo azul con un estampado de cachemira. Esa misma tarde tuve mi primera aventura como costurero, cosí el pañuelo sobre las manchas de la espalda de la camisa. La primera persona a quien enseñé mi “nueva” camisa fue a mi mujer Mayte que, acogió la idea con entusiasmo. Esa misma noche estrené la camisa en una cena de amigos, ¡Fue un éxito!

Una idea que fue creciendo

A partir de este anecdótico accidente, nació nuestra idea que, Mayte y yo hemos estado madurando en estos años. La casualidad de cruzarnos con aquel vendedor en la playa nos ha convertido en coleccionistas de telas, pañuelos, bandanas, pareos…. En nuestros viajes por distintos continentes hemos ido aprendiendo los distintos estilo, formatos, técnicas de estampación y texturas. Museos, mercados y pueblos desde la ciudad colonial de Mérida (México), al santuario budista de Luang Praban (Laos), las islas griegas, el triangulo de oro del Mekong y las grandes metrópolis como Nueva York, Shanghai, Estambul, Hong Kong… han sido riquísimas fuentes de inspiración.

Así hacemos hi willy!

Para la materialización de nuestro proyecto nos hemos apoyado en nuestra estructura empresarial con más de 20 años de trayectoria en la industria de la moda. Nos gusta utilizar tejidos naturales como algodón, lino y lana… elaborados por fabricantes que cumplen con las normas más exigentes de sostenibilidad ambiental y responsabilidad social. Son prendas hechas en pequeñas series empleando métodos tradicionales de confección y acabado. Como fase final de elaboración, las prendas son personalizadas con cortes de nuestra colección de tejidos, en nuestro taller pieza por pieza, esto hace que cada hi willy! sea casi única e irrepetible. El nombre de nuestra marca hi willy! se debe a aquel simpático vendedor, Willy.

Disfruta de tu hi willy!